Portada » Blog » Cultura » Una mirada hacia nuestros ancestros
Cultura

Una mirada hacia nuestros ancestros

El viaje al pasado de los ancestros mexicanos parte de dos culturas enigmáticas, y por tanto, fascinantes, los Nahuas y Mayas. Sin embargo, preocupa la falta de conocimiento que muchos mexicanos tienen al respecto sobre la cultura prehispánica, y es aquí donde la mirada la llevamos al pasado ancestral para conocerlo y admirarlo como signo de respeto ante los acontecimientos que estamos viviendo en un contexto poco entendido, para reencontrar el rumbo de México.

Hoy más que nunca debemos conocer, analizar y concientizar nuestras raíces para entender el legado que recibimos de estas civilizaciones perfectamente organizadas política, filosófica, artística y socialmente hablando, centrando fuerzas en el fortalecimiento de nuestras tradiciones y costumbres que están fundamentadas en los derechos humanos que ellos construyeron, sin ellos, corremos el riesgo de alejarnos de nuestras convicciones, y nuestra sociedad acabará quebrantada, sin rumbo, sin misión, sin propósito.

Nos hemos propuesto un análisis de nuestros orígenes, comprendiendo los cuestionamientos que surgieron ante el asombro de un universo desconocido hacia los fenómenos naturales, así como, su cosmogonía, la creación de ídolos, principios éticos, hasta la numerología.

De acuerdo con Samuel Ramos, filósofo ensayista mexicano, “…si concebimos la historia como debe concebirse, no se nos aparecerá como la conservación de un pasado muerto, sino como un proceso viviente en que el pasado se transforma en un presente siempre nuevo” (Ramos, 1993, p.25).

Esto significa que la cultura mexicana debe seguir defendiendo su originalidad a partir de conceptos y tradiciones prehispánicos, que hacen de ésta una cultura auténtica y con los años ha venido perdiendo brillantez desde la llegada de los españoles, y después por un mundo globalizado que basa su ideología en la economía como supremacía de todo cuanto existe. Sin comprender que la falta de recursos será la peor catástrofe, por dejar de observar el universo, por dejar de creer en nuestra autenticidad haciéndonos creer bárbaros y autóctonos, sin reconocer nuestra originalidad.

México es un país rico en cultura, con una cosmogonía perfecta del conocimiento interior tanto de la Madre Tierra, como del individuo. Debemos volver al sentido de la vida, debemos volver  a nuestra autenticidad, sin copiar, ni imitar procesos globales que hasta hoy no han funcionado.

Es tiempo de valorar la riqueza de un mundo cosmogónico que tiene la sabiduría ancestral de cómo se debe vivir ante un espacio y tiempo perfectos, sin prejuicios y menospreciando nuestros ancestros indígenas, valorando lo que hemos sido, somos y seremos.

Adriana Gracida

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish