Portada » Blog » Reflexión » Vive intensamente.
Reflexión

Vive intensamente.

Estos últimos días me han llevado a pensar en lo fuertes que debemos ser ante lo frágil e incierta que puede ser la vida.

Podemos tener muchos planes y proyectos para los próximos quince, diez o cinco años, y creo que eso es correcto y necesario para que nuestra vida tenga un sentido real aún después de nuestros días de vida.

Es tradicional hacer planes anuales cada inicio de año o cada cumpleaños.  Ese ritual nos llena de esperanzas y renueva nuestros ánimos aún cuando no tengamos la certeza de tener vida una mañana más… ni siquiera tenemos la certeza de llegar a la noche de este mismo día.

Sin temor por lo malo que pueda suceder, con emoción por lo bueno que espero vivir.

Hay finales que vienen anunciando su llegada poco a poco, lentamente, paso a paso..  Vive intensamente y que cuando el final anuncie que se aproxima, tu corazón sienta la paz y la satisfacción de la misión cumplida.

Algunos finales anuncian su proximidad de manera inesperada y muchas veces a destiempo.  Algunas enfermedades pueden ser más letales por el miedo que causan que por el verdadero mal.

Otras veces, el mismo miedo es lo que nos enferma y se manifiesta en nuestro deterioro físico.  Y también hay males que pudieron evitarse pero están presentes por la imprudencia, el poco respeto, la incredulidad o la ignorancia.

Vive intensamente enfocando tu atención en lo bueno que pueda suceder, no te paralices pensando en lo malo, en lo triste, en lo negativo. Decide ser feliz, prudente, respetuoso con tu propia vida, con la esperanza eterna de un mañana garantizado, aún cuando no tengas seguro ni siquiera el próximo segundo.

Y de pronto llegó la explosión

La vida puede terminar en un instante, sin anuncios, sin agenda, sin respeto, sin la más mínima advertencia.

Un accidente en el que quizás alguien puede verse involucrado aún sin tener responsabilidad alguna.  Un cruel atentado, planeado con maldad, con fanatismo o inmoralidad.  Tantas situaciones que en un instante pueden ponerle punto final a la vida.  Nunca se sabe en qué momento pueda llegar.

Por eso mi mente me dice “vive intensamente”, disfruta cada momento, con respeto y con responsabilidad. Consciente de que la vida puede terminar en un instante, pero siempre con la firme esperanza de que mañana volveré a despertar.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish