Portada » Blog » Reflexión » Y a veces me siento triste
Reflexión

Y a veces me siento triste

Tengo fama de ser una persona optimista, dicen que siempre encuentro el lado positivo de cada situación, que en todo encuentro un motivo de alegría, que todo el tiempo estoy feliz aunque parezca no haber una buena razón.

La verdad es muy distinta.  No siempre es tan fácil mantenerme optimista y feliz. A veces las cosas no son como yo quisiera… Y a veces me siento triste… Pero procuro que nadie me vea cuando no estoy feliz.

Hay cosas que no entiendo y me llego a deprimir. Hay días que me duele el cuerpo, o que parece que no funciona, no obedece, y eso me pone triste… No quiero que deje de servir.

Otras veces me duele el alma, y aún cuando sé cómo debería reaccionar, no siempre consigo sentirme feliz o hacer que los que están más cerca de mi se sientan alegres… Y entonces me siento triste.

Me es más fácil escribir.

Y a veces me siento triste y no puedo expresar mis emociones con palabras de mi boca, porque entre el camino desde el corazón, se me atoran en la garganta y se ahogan, y no alcanzan a salir.

Y entonces, cuando me invaden los sentimientos bajos, me resulta más fácil escribir. Y entre palabra y palabra, se entretejen los sollozos, y fluyen las frases, las ideas y las lágrimas… No siempre es fácil sentirme feliz.

Y es frustrante poder escribir mensajes, cuentos y consejos, y que tantas personas los lean y los entiendan, excepto yo misma tantas veces, o no lograr que llegue al alma de quienes están más cerca de mi.

Y a veces me siento cansada, y a veces no sé cómo debo decir lo que les quiero compartir. Y a veces me siento triste porque logro motivar a muchas personas a distancia, pero es tan difícil inspirar a quienes están justo frente a mi.

Levanto la vista y decido sonreír.

Y entonces mis propias palabras resuenan en mis pensamientos, y me gritan aquellas palabra que alguna vez escribí, y me recuerdan que yo decido y puedo controlar mis sentimientos. ¡Yo tengo el poder de decidir!

Y entonces me pongo egoísta, y pienso primero en mi, levanto el rostro, sonrió y recuerdo que cada quien decide cómo se quiere sentir.

Y entonces me miro al espejo y me digo lo maravillosa que soy y me felicito por hacer lo que hago, y reconozco los talentos que viven en mi.

Y entonces decido sentirme feliz, agradecida y optimista, aunque pudieran sobrar razones para sentirme triste, decido hacerlas a un lado para enfocarme aunque sea en una sola que me provoque sonreir.

Y así, siendo la más egoísta de todas las personas egoístas, me propongo pensar sólo en mi y dedicarme a sentirme feliz… Porque sé que cuando mi alma se desborda de alegría y optimismo… Es entonces y sólo entonces, cuando vuelvo a estar lista para poderlo compartir.

Y a veces me siento triste, pero decido ser feliz, porque es la mejor manera de compartir mi optimismo y así hacerte sonreír.

Etiquetas

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish