Portada » Blog » Reflexión » Y el mundo sigue girando
Reflexión

Y el mundo sigue girando

Somos incrédulos de las predicciones que adelantan destinos trágicos o desventurados de hombres y sociedades, más de aquellos creados y promovidos deliberadamente por mentes perversas, que buscan empoderarse, aprovechándose de la ignorancia y pobreza de los demás. Un afán tan común como abominable en nuestros tiempos. Las sociedades en donde la mayoría son ignorantes y pobres, son sociedades débiles, sentenciadas a vivir y repetir experiencias de sufrimiento. “Mientras unos sufren, otros son felices. La vida es así, hoy nos dice si, y mañana no, la vida es así”

Las dictaduras y el alargamiento de sistemas políticos notoriamente injustos y con sociedades descaradamente desiguales, fincan precisamente su permanencia en los rezagos y carencias sociales. Educación, seguridad, salud, alimentación, comunicaciones, etc., porque esas condiciones de la población son una ventaja para la clase dominante, pues el estado de vulnerabilidad en que se encuentran los ciudadanos, los hace obligadamente dóciles, temerosos y proclives al engaño. “Quizá por qué hay pobres, quizá por qué hay ricos, la vida es así, no ven esa luz de felicidad, la vida es así.”

Muchas naciones rendidas ante una espiral asfixiante, con el nombre de crisis recurrentes que deben soportar con estoicismo.

Sociedades que viven  atrapadas por gobiernos diestros en el juego de  la simulación y expertos en los procesos de corrupción. Mientras los ciudadanos son espectadores de la depredación y testigos mudos del desastre y la anarquía que beneficia más a los primeros que a los segundos.

En el mundo la evolución es distinta, algunas regiones avanzan, unas se estancan o se estacionan en una situación, pero otras, con pesar viven etapas de retroceso. Podrá haber grupos de poder o interés que determinen el ritmo y dirección que debe tomar la humanidad, pero cada sociedad tiene capacidad para crecer y prosperar, esto se vio en las culturas de la antigüedad y es un fenómeno actual. Los países desarrollados siguen a la vanguardia y marcan el paso en los cambios políticos, económicos, sociales y tecnológicos. Los demás somos copiadores, seguidores y consumidores de sus inventos e innovaciones.

La globalización, la integración de mercados y zonas de producción mundial, pueden ser factores de oportunidad para naciones emergentes o en condición de subdesarrollo, cuando tengan sociedades fuertes, educadas, competentes, capaces de organizarse en su interior y con la comunidad internacional. En eso todavía hay mucho trecho por recorrer y muchos esquemas y modelos que romper. Sin embargo, como dice la melodía, la evolución es inevitable, ”Y el mundo sigue girando, girando, nadie lo puede parar. Las cosas siguen cambiando, cambiando, y al final no será igual. Y el mundo sigue girando, girando, nadie lo puede parar, las cosas siguen cambiando, cambiando y al final no será igual”.

 “Y el Mundo sigue girando” es una canción interpretada por el mexicano José José, con su voz y estilo inconfundibles. El tema, incluido en el álbum “La Nave del Olvido” estrenado en 1970, es de la autoría del cantante y compositor argentino Leonardo Favio.

Hasta la próxima.

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Akiles Boy

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish